Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 6 de octubre de 2009

UN RELOJ DESARMADO

Tal vez los tiempos de aquí adentro sean incomprensibles para mí.
Supongo que debo irme…
Los años me ponen cada vez más realista.
O tal vez mis pies se comuniquen cada vez más con la tierra.
Si no debo anclarme espero que me sigas mar… que me limpies y me rodees sólo un tiempo más.
Iré en busca de montañas que encierren sólo lo preciso, lo otro lo liberaré a tu fuerza o lo enterraré en la arena.
Estuve esperando por un tiempo que no existe. Que no funciona como todo desencaja aquí.
Un reloj desarmado. Nunca supe cómo armarlos.
Hay tiempos diferentes. Ahora lo entendí.

E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.