Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

viernes, 28 de mayo de 2010

Un segundo de distracción y se pierde la dicción, la precaución y tu cintura.
Es difícil la concentración en este salón de cuartas pasiones.
Mientras la lluvia siga haciendo globitos prefiero no mentirme más.


Hoy cada suspiro intenta ser vuelo. Una mano que alguien ofreció trata de agarrar cada uno de mis dedos inmaduros, verdes.

Hay noches de desesperación, de no querer quedarse solo entre humos de fantasmas.
Hay noches de tristeza tranquila, de serenidad de duelo, de amores que se encuentran en las manos, con el mismo boleto de colectivo.
Hay noches en que veo la luna y pienso seriamente en que lo único que queda es emborracharme observando tus ojos en mi imaginación.

Tus dibujos de concentración hermosa.

Un segundo de distracción… un minuto antes de, un abismo de azar posterior y… la música empieza a calarse hasta los huesos, el vino metamorfosea el frío, las fotografías empiezan a hablar desde las paredes.

Quiero vivir siempre en ese minuto antes.
Blanco azar.

lunes, 3 de mayo de 2010

Miedos arcaicos




Miedos arcaicos.

¿Será que cuando un ser concientemente quiere entrar por otro lado… la puerta trasera, el ático, el sótano… no importa la dirección de donde viene sino que sus ojos gritan saber donde va?
Como un lobo saltaste a mí, tus garras se sostuvieron de mi cuerpo, salvajemente me rozaste una pestaña...

Miedos absurdos.

Un metal frío sobre una piel caliente. Palabras con filo… -y todavía pretendemos sacarles punta-...
La palabra no es el lápiz, la palabra no se asemeja para nada a lo que hablamos cuando estamos mirándonos.

Miedos privados

Tal vez me dejas demasiado libre… las hojas que caen, cuando se deslizan y cortan el hilo de su naturaleza, tienen una duración en su vuelo. Hasta que caen, pero no es un golpe seco, vuelan hasta rozar la tierra y ahí quedan. Todo tiene su tiempo, su duración…

-yo creo que acabo de desprenderme de la ramita. ¿Será otoño o invierno?-

Miedos que proyecto.

Tengo manías que degradan, tengo amigos que sorprenden, son admirables desde lo más oscuro de sus pecados.

No hay razón de perdernos, si en realidad nos encontramos.
No. Por suerte no hay razón en esto.
Hay desafíos. Y eso alimenta mi espera.

La espera: miedo unánime.



E.B.

Amanecer de comienzo



Cambian.
Los ojos, la boca, la caricia.
Las ganas, la mente, el interés.
La risa o lo profundo de los silencios enamorados uno del otro.
El pelo, tus labios, sus besos.

No quiero pero se sienten las distancias, por un lado cuerpos hambrientos; del otro, almas tristes, enredadas vaya a saber porqué aún.

Siempre fue así. El clavo que llega y saca al otro de atrás. El alfiler oxidado que cae, rendido, muerto de tiempo. Seco.
Lo nuevo que llega sin definición, sin precisión de palabras, tus pies fríos…

Todo es exactamente opuesto a lo anterior. Lo pre- dado. El pre-azar de palabras que esperan sedientas encontrarte en algún futuro, describiéndote mejor, de mas cerca, con mas alma.

Y sin querer, ya has empezado a amanecer.


E.B.