Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

domingo, 20 de octubre de 2013

Dos pestañas


Y la luna tenía dos pestañas…
La palta era del alba.
Estábamos del otro lado de la ciudad de los espejos.
Y tu sonrisa de mañana era inalcanzable de tanta luz.

Volviste a terminar el centro de amarillo…
Todo comenzó y terminó a la vez, ahí,
imitando el movimiento de estar pintando mandalas.

Los arrebatos son tan lindos…
Se abraza el deseo, se espejan las sonrisas.

Y la luna es conejo,
un gato con bigotes.
O espejo de nuestras miradas.


 E.B.

1 comentario:

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.