Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

viernes, 1 de febrero de 2013

ESPONTÁNEA


Foto: Lula Capriotti



Un sapito saltarín.
Un globo rojo volando en un cielo blanco.
Un animalito sagaz cazando por primera vez para sus crías.
El agua en la nuca en un día de mucho calor.
El cigarro después de la cena.
El primer fruto que uno cosecha.

A tiempo dentro de un tiempo raro.

Con agudeza de cuerpo venís... con calidez te sentás... sin dudarnos compartimos los mismos nervios, la misma emoción de manos sudadas...
Con desición me regalás tu abrazo y te vas.

Pueden ser horas o sólo minutos.

Cuando pienso que no podré buscarte más, vienes sin que te llame, como si pudieras escuchar con claridad el grito de mi silencio.


lo justo
lo necesario
paz

sin entender absolutamente nada


Me das escalofríos que duran hasta horas después de haberte ido.
Una serenata de luna naranja alumbrandonos.


E.B.