Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 29 de octubre de 2013

Alma bordo


Escribirte.
Explotarte.
Encenderte.
Apagarte.
Llorarte sintiendo tu forma, el espacio que tienes en mi cuello, en mi pecho, en mi plexo solar
Abrazarte,
pensarte,
pintarte con colores como el bordo –porque es mi favorito-.

Sentir este fuego al querer escribir, volver a sentirme viva después de morir la muerte.
Volver a sentir este deseo por las palabras. Este escondite mío que me ilumina, que me anima.
Sentir que las cosas se ordenan un poco más lindas en este surrealismo. Que mis ganas de ser invisible tienen horas de vida aquí,
pero allá… allá elijo darme forma.

Encontrarte.
Qué lindo ha sido encontrarte.

Alma mía, esta noche damos todo.

E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.