Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

domingo, 11 de octubre de 2009

CABALLITO



Un caballito galopa una línea, la salta, luego dobla y llega a la esquina, llega y no sabe que pasa MIENTRAS necesita pensar: un olvido, un hilo de sudor, que tenga un hijo y no sea violador de mi ley, de la tuya, esa mortal tan temida, ¿de qué me hablan cuando hablan?

Qué pasa que me miras así, por qué me tenés que mirar así caballito, si después galopas hacia la línea, y yo no se hacer líneas… solo redondeles, me gustan los redondeles, esos que no tienen fin

caballito

caballito recto

Las venas me duelen, los barcos llegan al puerto y a mi me divierte esconderme entre estas letras, casi me río, casi que admito que me gustas caballito.

Pero a vos te gustan los caramelos

Y a mi no me gusta la comida, prefiero los platos vacíos, porque son redondos…

Estoy haciendo de mí una trampa dialéctica.

Algo chiquito entra y sale. Entra y sale. Algo chiquito. Y ya sé que es eso…

Un hierro olvidado y una vidriera rota, sin escaparate.

1 comentario:

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.