Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

viernes, 30 de octubre de 2009

ESCUPITAJO

Volver a saborear las plásticas palabras. Sentir esas ganas en los dedos, en las puntas, en las huellas digitales de este cuerpo.
Es dulce el recorrerse de arriba a abajo, es como saborear una uva desde un ángulo imperfecto. Arrinconar las circunstancias tanto que de tan coherentes devengan en plumas que vuelan y se mezclan, y ya no importan los momentos que unen un hecho. Sino que hay una uva, y una boca. Y ganas.

El colectivo trae tantas burlas consigo, traslada tantas gargantas heridas y cuellos escondidos. Un viaje de 40 minutos o más conlleva a una experiencia única, de detalles rabiosos y silencios que aturdirían a una iglesia cualquiera.

Con ciertas personas me desdibujo, me mezclo, prefiero no hacerme cargo de mi posición relativa en ese momento, prefiero respetarlos tanto que silencio toda abertura, cello cualquier puerta y bajo la mirada. ¿Qué espejo podrían ser ustedes en mí? tal vez de los peores, o simplemente de los que aún no puedo atreverme a mostrar.

Tengo muchas ganas de que venga el verano, cómo lo extraño, como quiero que mi piel renazca con ese sol. Le tengo mucho miedo también, ambas sabemos porqué…
Necesito decir ciertas cosas en voz alta a veces, hablarme un rato, combatirme y matar fantasmas, que por ser tales siempre vuelven…

He escupido párrafos, pulcros, un poco celosos, pero sencillos de adjunto, voraces en mi mente, engañosos como quién no quiere la cosa…

Un Pacto.



E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.