Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 6 de octubre de 2009

QUE NO ESTARÍAS AHÍ

Hoy traté de decirte…
Traté de confiar un encuentro que nunca sucediera.
Y leí tus palabras rotas, pude ver atrás de ellas.
Es la ley que nos atraviesa. No nos sirve buscarnos y sin embargo yo insisto en romper los encuentros casuales.
Me desenterrás en un segundo. Me sacas de raíz y donde sea que me trasplantes yo me adapto
Sin luz, sin agua… pero si tus manos me cuidan…
Hoy quise decirte que todo había acabado, que ya era tarde. Sin embargo agarraste el reloj y lo retrocediste sin ningún tipo de pudor. Siempre hueles mis despedidas y les das un perfume de algo nuevo que nunca llega pero tampoco se va. Hoy quise dejarte. Sí que lo quise, pero a ti se te ocurrió lluvia de peces, manos de colores. Dijiste hoy nada importa y yo callé. Sigo quedándome donde no hay más lugar. Seguimos compartiendo peces de peceras. Soledades de pájaros encerrados, circunstancias de sentimientos ajenos.

Pensé que serías más fácil. Que no estarías ahí, con tus ojitos claros.
Que no estarías ahí.


E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.