Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

sábado, 17 de julio de 2010

MATUTINO

Ese cuidado que tienes…
y luego escupes.
Tengo que lavarme la cara y volver a mirarte.
Vienes como un viento que se levanta en una tarde de calor insoportable. De repente reflejas, refrescas, cada hueco entre mi ropa y mi piel. No entras adentro mío, me limpias desde afuera.
Esa manía que cargas…
preguntas como un niño desahuciado, perdido en un mercado buscando a su madre. Yo no puedo recogerte, no soy tu madre.
Preguntás, preguntás. ¿Porqué yo nunca pregunto?
Este miedo que tengo. ¿Servirá para algo? Debe ser por eso que no pregunto.
No veo utilidad dentro de mi cuidado, no veo. No veo nada.
Extraña conspiración, exótica en la zona. Me gusta, no puedo mentir.
¿Subestimo? Seguro.
Y luego escupo, te lavas la cara y preparas el café de las 9. Noticiero y puerta que da a la calle.

E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.