Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Basta de domingos puritanos. Estoy de acuerdo que nuestros mejores recuerdos han sido abriendo los ojos ese día, pero desacuerdo en que insistas en aparecerte en cada uno de ellos si regar las plantas ya.
Son miles las partículas que en este momento se desprenden del polvo asentado, de la tierra aparentemente mojada.
No tengo forma alguna de hacerte a un lado, tengo que atravesarte para llegar a cualquier sitio.

Me siento perdida en Paris, entre tantos puentes para llegar a un centro inalcanzable. Cruzé varios ya y ninguno tuvo llegada a nada. Todo se doblo hacia adentro, hacia el comienzo y ahí murió.

Igual... da lo mismo... No es domingo y ya regué las plantas.



E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.