Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 22 de septiembre de 2009

viaje

Hay una parte del día que yo vivo y vos no. Hay otra que yo no vivo y vos sí.
Cada uno elige cuando escapar. Cuando dormir, de noche, de día, de a ratos...
Mi color se hizo violeta no-más. Todo se enfureció, los cuerpos cayeron por su propio peso.
Y aquella mujer sin sombrero siento que me observa con un silencio tan volcánico que no puedo nunca más intentar encontrarla.
Me duele el cuerpo che... me perdí tantas veces en el trayecto que ya no se si valdrá la pena quedarse en algún lugar.
Todo se me resbala. La lapicera, aquellas manos. La fantasía se me desparrama por el cuerpo.
Vaya fronteras las que delimitan este existir.
Todo se derrumba y siento que te importa tan poco... duele... otra vez todo duele.
Te regalo esa pecera, las piedritas de colores y arena de huellas borradas. Vos elegí el pirata, el barco hundido como juego, el mar bravo de noches como en las que nos conocimos.
Nos conocimos... crudas nos comimos.
Humo se huele.

E.B.

1 comentario:

  1. yo me animo, pero no me libro de los pecados.

    que belleza, que belleza.

    ResponderEliminar

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.