Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 18 de junio de 2013

PAJAROS DE LA NOCHE


Reconocerme en mis propias letras,
buscarme en mi propio cuerpo,
aprender a habitarme, a calmarme con mis propias caricias.

Es dificil eso de volver a los fantasmas potenciales ángeles.
Me es dificil verte a los ojos sin saber pedirte un abrazo, cuando tanto lo quería, cuando tanto lo necesitaba...

Estoy cansada de mi, de las caretas, de los píes fríos, del cuerpo tenso.
Volver a susurrarme “se puede”, animar a las uñas a no ser comidas por los pájaros de la noche, empujar el barquito sin esperar que se hunda, soplarlo, dejarlo ir mar adentro.

La oscuridad de la soledad, el piecito amigo que empuja para que uno vea el sol, para que uno entienda que la naturaleza insiste, que el arbol resiste quieto, con sabiduría arrastra por el fondo sus raíces y alimenta ese abajo,
que es la base,
que para algunos es principio,
que para otros es final.

Almita mía no desesperes, yo en el fondo quiero.
Yo en el fondo amo.
Yo me quiero encontrar.
Y para mi llegar allá es recién volver a empezar.

E.B.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.