Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

domingo, 9 de junio de 2013

IMPÁS EXACTO


Iba tallando los sueños... iba sin madera.
Traspasaste el proceso, el tiempo mental, la constancia aprehendida.
La mala educación.

Esa calma... ahora que lo pienso, esa paz que buscaba no es que fuera impulcra, no es que fuera blanca nomás.
Era cuerpo.
Era instinto.
Eran cavilaciones inmensas de miradas que no se asustaban.

No me pude escapar de tu mirada, pero a la vez tanto tiempo de cuerpo me parecía un escape, a mí, de vos.
No estaba acostumbrada a eso de mirar sin hablar, de volar sin controlar, de extrañar una sensación, esa de libro viejo pero favorito, una novela feroz.

Fue la velocidad del baile de los labios (el impás exacto).

Se que fue lo mismo para tí, en concepto,
los cuerpos son ritmos y canciones diferentes.
hermosas de escuchar de nuevo.

E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.