Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

lunes, 17 de enero de 2011

Papel Glasé


¿De qué hablan cuando me hablan?

De qué se tratará todo este embrollo... ¿Sólo mentes intentando definir? ¿Solo cuerpos intentando parar?
Son muchas madrugadas sobre tus pestañas, mucha desesperación de palabras que no surgían. Y lo peor de todo, ahora que tanto se las necesitaría, siguen sin aparecer...

La cursilería de que todo en un segundo puede cambiar. La verdadera inocencia asustándome a los pies de la cama, una hermosa princesita enseñándome a desnudarme de vergüenza.
No puedo detenerme a pensar en que este comienzo tuvo un final creciendo desde nuestras espaldas desde aquella noche de verano temprano.

¿Será que era temprano? ¿Será que no había que cortar aquellas ramitas verdes?

Y esa hermosa princesita que juega a ser reina y cada vez que corre a abrazarme cambia la temperatura de mi coraza.
Te admiro tanto bichito de luz, con esos ojitos redondos, con esa intuición de niño pez, de niño mundo, de casita caracol...
Tal vez seas tú la que me ayudes a entender un poco más este mundo aburrido de adultos. Este tiempo de lechuzas que ojean la magia del encuentro de dos reinas.

¿Habré invadido tu castillo de cuentos de hadas?

Se quieren tanto esas dos reinas bichito de luz...

Hace poco me hablaron de las formas de amar.
Hace tanto te buscaba reina...
A ti no bichito, pero parece que igual debíamos encontrarnos y jugarnos la vida, dibujarla en papel glasé y tal vez después terminar este cuento volviendo todo una gran fiesta de papel picado, con muchos ojitos redondos mirándolos caer... 
a ti te gustaría tanto bichito de luz..


E.B.
.

2 comentarios:

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.