Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

lunes, 23 de agosto de 2010

VÉRTIGO DE INSTINTOS


Me dan vértigo mis instintos, desconfío con tanta confianza de lo mental. Apoyo mis pies y bordeo cada centímetro, a veces temo que tanto concreto hunda para siempre esta humanidad sin razón de ser.
Veo el cuadrado que emana sangre, la letra que quema papeles, la tinta que escribe mentiras… y esos ojos que siempre, aunque temo se equivoquen, permanecen junto a mi tristeza.
Maratones de personas que visten presiones… y un viejo saxofón en cada tacho de basura que tropiezo.

Me ensordezco con lo que no se detiene jamás, analizo las hormigas y su globalización paradójicamente solidaria, aún siento orgullo de este insomnio sin luna, y por suerte sin espejos.
Me emociono con un tango del Polaco, esos que bajo un aroma a alcohol nos dejó pensando que estarían en buenas manos. Simple naturaleza del error humano, pensar que el mundo progresista nos lleva por buen camino…

Y sigo temblando de miedo por esos ojos, que se sientan al borde de mi cama cada noche.

Aún sigo bailando.
Aún duermo pensando si volverás.
Aún creo que “creer” es un gran engaño moral.

Y ahora despierto, mi pecho carga una sensación extraña.
Hay un reloj, señala algo…
                   (una nueva espera se forma…)
Mis pies se calzan, bordean el cemento.
Lavo mi cara de los miedos nocturnos, vuelvo hacia el reloj y desespero. Intento desarmarlo, pero hay un tic-tac que proviene de mi interior…

                 y tengo miedo
                    y es otra vez de noche
                               y otra vez están esos ojos…


E.B.

8 comentarios:

  1. Querida mía, acabás de matarme con eso!!

    "creer es un engaño moral" mierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

    y yo que ultimamente me repetia en lo que creo, quizás porque me es inevitable, creo en la palabra, eso hace unos días me decía a mí misma y el otro día leyendo a julito decia "lo que más me gusta de tu lengua es la palabra"

    Creer, ¿creer? no lo sé, me gusta como me desarmas mis pequeñas estructuras donde en vano intento sostenerme.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. queridisima!

    me hiciste acordar a un profe que decía: "el pensamiento no está en el hombre, el hombre está en el pensamiento."

    te extrañaba por acá y qué ganas de revivir nuestras charlas de filosofía barata.

    te quiero mucho!!! y gracias por tus palabras sentimientos frente a mis escritos.

    Es necesario desnaturalizarse de vez en cuando no?
    abrazote

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Eli. Hermoso y con un título que cabe justito y sin rebalsar. Lo releo y lo entiendo de una forma, la mía o la mía derivada de la tuya, todo el tiempo y esa forma apenas sí cambia un poquitito cada vez que lo hago y suele mantenerse fiel a lo que me produce leerlo. Excepto por este pedacito que, aunque ya hemos hablado de no pedir explicaciones en el arte (je), no comprendo: (...)"aún siento orgullo de este insomnio sin luna, y por suerte SIN ESPEJOS" (...). Sin espejos...es como que por el contexto, si los espejos no están, entonces no sé qué son! tiene sentido? besototes!

    ResponderEliminar
  4. ja...
    me refiero a esas noches de insomnio en que uno no se duerme, mira la ventana, mira la habitación, observa pero en la oscuridad. Todo desde la oscuridad, está el insomnio pero sin embargo no da para prender la luz, porque la luz de algún modo despierta a ese insomnio y lo vuelve espejo. Ese estar en la cama tirado, cansado de dar vueltas pero luchando para verdaderamente poder descansar... ese miedo a levantarse, a ir al baño y verse en el espejo, eso despierta, choca.
    Por eso también "insomnio sin luna", sin luz, sin espejos, solo yo y mi mente.. en un terrible vértigo de instintos je.

    abrazotes fedeeeee

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Eli!, disfruto mucho de tus textos, mucha verdad, mucha madurez, y todo se entrama perfectamente, sos como un relojito, las palabras justas, la idea que te deja temblando. Gracias por este bello escrito...un abrazo

    ResponderEliminar
  6. la verdad no soy de comentar, pero a pesar de que ya es casi una costumbre el que me dejes sin palabras, esta vez fue mucho mas. me queda solamente felicitarte y dejarte un beso enorme, segui asi eli!!!

    ResponderEliminar
  7. Excelente, en esas noches algo tan simple como prender la luz crea todo un espejo. Qué bueno que te pregunté, ¡ahora me gusta más todavía!

    ResponderEliminar
  8. Que bueno felicitaciones E.B. y gracias por compartirlo este sitio me hace sentir muy comodo me transmite ,.lñ ñ,.w.e,+d e.w,re.4./..efl la verdad son muchas cosas r
    +26pu 060 70f
    +ew`r
    +ro
    / A7lan7ico /

    ResponderEliminar

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.