Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

lunes, 23 de agosto de 2010

ESTADOS DE LUCIDEZ



Cómo decirte que hay veces en que mis ojos espantados
                                                                                          buscan,
 ya fuera de sí, otros idénticos, que abriguen la llama que se llevaron los tuyos
-aunque hoy los haya visto tan humillados de dolor-
                                                                         y no los encuentre.

Cómo explicar el frío que hiela la piel seca, la carne mía, los huesos de un cuerpo
-que aún después de horas de haber asistido a tu hallazgo-
sólo en un segundo de debilidad hayas ordenado de forma tan tajante que mi alma conserve el calor…
                                                                                                                y lo haya hecho.

Cómo descifrar este circo de emociones que se metamorfosean de forma tan
                              plástica,
                                              artística,
                                                            imperial…
Es realmente humillante ver cómo creo el camino para tu partida y ansío siempre una última despedida…
                                                                                                                y jamás te niegas.

Es innegable la magia que nombra lo ficticio de su supremacía en mí, es incalculable ver cuántas barricadas les puse a tus pies, cuántos escalones agregué a tus pasos…
y sin embargo,
                                                                                                  lograste robarte mi aliento.

Cómo quisiera juntar las palabras en mi mente, dotar de vigor mis pensamientos. Cómo mirarme cada mañana en el espejo y saberme cobarde, tan pusilánime como aquella sentencia, que el viento entregó a tus ojos siempre tan potentes
-aunque hoy los haya visto sangrados de impotencia-
y dominarme tan salvajemente frente a lo que me hubiese salvado realmente.
                                                               
Cómo decirte que violé los códigos de tu fidelidad y me creo
insobornable.

Y en la escena final del acto sin fin,
esa presencia,
tan
                                                                         intangible,
                                                       ficticia,
        pero innominableMENTE
Perfecta.


E.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.