Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

miércoles, 10 de febrero de 2010

Pez

Cristales de colores.
Líneas hermosas, geometría del dibujo.


Y ahora entendes las palabras…
y yo no las encuentro.
Ahora pedis una decisión bien decidida…
y yo nunca aprendí a dividir.


Qué difícil hablarnos sin estetizarnos. Qué difícil lo racional cuando no puedo evitar tener el nudo en la garganta, esa presión sobre los ojos cuando están a punto de desbordar.


Mirada de horas largas. Pieles que hubo que desalojar entre manos que se apretaban hasta asfixiarse. Quise quebrarlas… te lo confieso…


Siempre las despedidas ganarán los mejores concursos de poesía.
Yo siempre encontraré las palabras acá y no cuando estés al frente, lo decido así, lo divido en sí.
Tú siempre me dibujarás un pez y te convertirás en esa tortuga de alas blancas, dibujadas con tiza.


Si ya me mataste todas las veces que yo no quise… cómo no saber sinceramente de quién será esta sensación.

 
E.B.

1 comentario:

  1. ouch! me dolio a mi, llego la desazón, el sentimiento ese, la separación, bien graficada, incluso imaginaba a los dos personajes separandose de las manos

    ResponderEliminar

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.