Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

jueves, 10 de septiembre de 2015

Existencialista y romántica

Tal vez es una de esas noches en que me detengo.
Fervientemente me siento suspender…
El lugar; la luz; la música; la compañía de estos días, los espacios perdidos y ganados y hasta recuperados que hoy determinan mi presente.
Las lágrimas, los temblores, las fotos, los cabellos blancos que me abrazan ahora mismo.
Los nombres, los límites, las búsquedas y los encuentros de esta noche.

Hacía tiempo no sentía escalofríos de miedos,
Hace un tiempo soy feliz y hoy también me detengo por eso.
Para respirarte mejor.

Me siento existencialista y romántica.

Amo a una mujer perspicaz de amor
Violenta de transparencia
Azul de palabras

Amo a una mujer sutil de temor
tenue de nebulosa
roja de pasión

Amar  a una mujer perspicaz no es tarea fácil.
No es tarea sino fineza.
Agudeza de tacto.
Equilibrio de miradas.

Sensaciones, intenciones, fantasías
Realidad mordaz de felicidad,
picante de paz.

Encontrar en su pecho el tambor, el ritmo, el tiempo de la música.

Huyendo para encontrarnos.
Porque mi gran culpa y clamor es saber que fantaseo, luego existo
Porque mi gran salvación es contigo sentir, y luego existir.

Será de escritor querer llegar al final histórico de una historia
sentir caer el pecho sobre las palabras…,
al orgasmo precoz o no del poema en esa parte.
                         (Antes del final)

Hace un minuto me di cuenta que estas manos que escriben no quieren ni un cierre ni un final…
Quieren a la mujer perspicaz.

E.B.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.