Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

martes, 8 de abril de 2014

DOMINGO DE CONFUSIÓN Y CERTEZAS



No sé por qué esta angustia.
No sé por qué esta noche, por qué esas noches.
No sé a qué viene esta incomodidad ahora.
No sé por qué todo coincide tanto.
Asusta.
Reconstruir la serenidad al verte, algo cambió de color, creer que los cuerpos…
Causalidades. 
Formas nuevas, identificándose de nuevo, asustadas, huidizas. Nos tocamos con delicadeza.
Odio la delicadeza.
Estamos desnudas y con culpa.
Odio la culpa.
Llevo páginas escritas mientras te escucho cantar.
Tengo poco abrigo y la madrugada empieza a humedecerme.
Debo irme. Lo sé.
Quiero quedarme. Lo sé.

Va a llevar tiempo liberarse o reconciliarse.
Va a llevar tiempo recuperar las palabras.
Va a llevar ansiedades poco adiestradas.
Por lo menos sigue sonando la misma música. Soy clásica. Necesito canciones conocidas.
Tengo palabras trabadas. Lo sé.
Tienes vanidades ocultas. Lo sé.

(Deberemos de persistir cercanas y lejanas).
Somos cómplices. Lo sé.


E.B. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.