Oh las veces que París/ o cualquier
ciudad del
mundo/ fue tu
cuello./
¿Qué querés que haga?/ está en mi naturaleza/ de
vampiro/ vos
nunca
dejes de
morderme.


E. Rodrígez


PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve, los astros, los pasos afelpados de la brisa...

Has tocado,
de verdad has tocado
el plato, el pan, la cara de esa mujer que tanto amás...

Has vivido
como un golpe en la frente,
el instante, el jadeo, la caída, la fuga...

Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón,

había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.


Julio Cortázar

miércoles, 28 de abril de 2010




Hoy prendí ese pucho; -ese que tiene un gusto distinto apenas probas la primer pitada-, que además te encuentra lejos de la conciencia de ese cigarro. Pero te trae, te sienta de nuevo. Te habla.

Quería escribirte ayer para despojar sobre este colchón blanco sensaciones más frescas... Hoy por ejemplo ya pasó lo del pucho. Esas cosas te marcan.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

El que hable que tire la primera piedra, jajaja. Comenten libremente lo que se les plazca.